Incertidumbre (#hilo)

2020 será recordado como el año de la #incertidumbre: un periodo sin conocimiento claro y seguro sobre algunas cosas fundamentales. Un año de cambios profundos, de pérdidas a veces irrecuperables y, también, de primeras experiencias colectivas.

En 2020, todos hemos sido novatos.

Casi todo lo que conocíamos y dábamos por hecho, sabido o resuelto se resquebrajó. Para una sociedad como la nuestra, que vive de espaldas a la muerte, este año ha sido un baño de realidad y finitud. De no poder mirar para otro lado.

En 2020, no solo los científicos trabajaron a contrarreloj para formular una vacuna en tiempo récord. En 2020, todas las personas tuvimos que reinventar grandes dinámicas en modo exprés. Dinámicas aprendidas que funcionaban bien desde hacía años.

El trabajo, la educación, la convivencia, la conciliación, el ocio, la comunicación, el manejo de las expectativas… Todos estos aspectos se alteraron. Y hemos tenido que recrearlos mientras aprendíamos nuevas maneras de mostrar afecto, en un año sin tantos besos ni abrazos.

En estos meses, la tecnología y las telecomunicaciones han sido fundamentales para expresar puntos de vista y recibir novedades. Para sentirnos un poco más cerca de los demás. Más conectados. Menos solos.

En estos meses, más que nunca, hemos mirado al mundo a través de nuestras pantallas. Y hoy, que se termina el año, quiero agradecer públicamente a algunas personas que han estado al otro lado de la mía mejorando notablemente las vistas.

.@farmagemma, la persona que dedicó gran parte de su tiempo a leerse normativas de calidad y explicarnos de un modo ameno, riguroso y claro lo que no sabíamos sobre las mascarillas (que era, básicamente, todo).

.@mikeliturriaga y el equipo de @ElComidista por inventarse unos retos divertiídsimos en mitad del confinamiento (como buscar artilugios inútiles en los armarios). Lograron lo que nadie: ensanchar los límites de nuestras casas. Y llenarlas de novedad.

.@juan_revenga, que combina valores y espíritu combativo como nadie. Uno de los primeros en alzar la voz contra el despropósito de los menús infantiles en la comunidad de Madrid. Juan es ese que va decidido a la guerra con un tenedor y a veces gana.

.@JulioBasulto_DN, una referencia. Generoso como pocos. La única persona que conozco que toma notas (literal) mientras conversa con sus amigos. Si no sabéis qué regalarle en Reyes, dadle papers.

.@gominolasdpetro y @beatrizcalidad, que siempre comparten cosas interesantes y novedosas. Ambos encarnáis una de las mejores cosas que tiene mi trabajo: la posibilidad de aprender. Gracias por hacer que las cosas pequeñas sean tan estimulantes.

.@Nutri_Daniel, @irislunaoficial y @Mama_Psicologa: tres personas que han compartido sus conocimientos mientras llenaban de calidez este lugar. Siempre con buenas palabras. Siempre con las personas en el centro.

.@Pedro_Torrijos, @itineratur: vuestros hilos de los jueves y los viernes sobre arquitectura y arte me han dado la vida. Más enganchada que a cualquier seriucha del nesflis. @johnygrey: gracias por hablar de puentes en tiempos de muros.

.@boticariagarcia, @Shora, @SdeStendhal: gracias por acercar “la ciencia”, por despeinarla un poco, quitarle esa imagen de bata y probetas. Gracias por mostrar el desconocimiento como una oportunidad de aprendizaje y tranquilizar al personal.

.@fojuelosdotcom: se quedan cortas las palabras. Gracias por tu inteligencia y profesionalidad, por evitar siempre los atajos, por estar. Gente del tuister: Fran es un espléndido abogado y sabe un huevo de derecho alimentario.

.@carloscasabona, @PepePediatre, @MANUELVISO1, @drmiguelmarcos: qué sería de nosotros sin los profesionales sanitarios. Ya lo sabíamos, pero este año lo comprendemos. Gracias por contar lo que veis, lo que hay, sin alimentar el miedo.

Gracias a @Malnutridos, por las conversaciones interesantes (y las fotos de comida, aún espero tápers tuyos y de @NutriRebel). Gracias a @SefiFood, cómo no, por arriesgar su vida para contarnos qué tal era ese turrón de patatas fritas.

.@anaruize: los cernícalos de tu ventana mejoraron el horizonte de la mía.

La incertidumbre no goza de gran popularidad. Es incómoda. No gusta porque nos enfrenta sin remedio a nuestra fragilidad, nuestra pequeñez, nuestra falta de control sobre la mayor parte de las cosas.

Sin embargo, esa misma incertidumbre nos empuja a buscar soluciones, a ser más creativos, a valorar lo que tenemos. A construir.

Gracias a todas las personas que en 2020 han puesto en común ese pensamiento constructivo y creativo, y han ayudado a los demás a surfear mejor en las olas de la zozobra (a veces, incluso, sin saberlo; a veces mientras afrontaban sus propias olas).

Como diría Zygmund Bauman y algún otro antes que él: «La única certeza que tenemos es la incertidumbre». Toca aprender a convivir con ella. Y mejor si es en buena compañía. Gracias por esto, 2020.

¡Feliz 2021!

Originally tweeted by Laura Caorsi (@lauracaorsi) on 31/12/2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: