Bebidas energéticas: el imperio de los estímulos tiene súbditos muy jóvenes

Una lata de medio litro de estas bebidas contiene 160 mg de cafeína (igual que tres tazas de café) y más de 55 g de azúcar, lo mismo que 40 galletas María.

Están en todas partes: máquinas expendedoras, tiendas de alimentación, gasolineras… Patrocinan conciertos y competiciones deportivas. Transmiten la sensación de que contienen energía extra y de que, al beberlas, mejoraremos nuestro rendimiento y desempeño en lo que nos hayamos propuesto hacer, desde salir de fiesta a practicar deporte o estudiar para un examen. Las llamadas bebidas energéticas son el sueño de cualquier fabricante: un producto que sirve para casi todo y que, por tanto, se vende muy bien. Pero ¿qué contienen estas bebidas? ¿Por qué generan tanta polémica? ¿Qué impacto tiene en nuestra salud consumirlas?

El consumo de bebidas energéticas se ha disparado en los últimos años. En la actualidad, siete de cada diez adolescentes las toman (muchos de ellos, casi a diario) y más de la mitad las mezcla con alcohol. Y no solo eso: también las bebe uno de cada cinco niños en edad escolar y, en el 16 % de los casos, a razón de casi cuatro litros al mes.

La presencia creciente de estas bebidas en la vida cotidiana y, sobre todo, su consumo cada vez más habitual en edades tempranas, genera preocupación dentro y fuera de España. Hace ya cuatro años, Lituania se convirtió en el primer país europeo en prohibir la venta de bebidas energéticas a menores de 18 años. El Reino Unido se plantea seguir ese camino. Allí, el conocido chef Jamie Oliver ha lanzado una campaña en Twitter para que se prohiba su consumo a los menores de 16 años, y tres cadenas de supermercados se han apuntado a la iniciativa. En España, la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas del Congreso de los Diputados presentó en 2013 una propuesta similar. De momento, sin resultados.

¿Por qué generan tanta polémica las bebidas energéticas? ¿Qué contienen? Un repaso por su etiquetado nutricional nos da la respuesta: cafeína y azúcar en cantidades ingentes. Para situarnos: una lata de medio litro contiene 160 mg de cafeína (igual que tres tazas de café) y más de 55 g de azúcar, lo mismo que 40 galletas María. Por tanto…

Artículo publicado en Eroski Consumer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: