La sofisticación del marketing alimentario (#hilo)

Hace unos días, @TeoCamino se puso en contacto conmigo porque estaba escribiendo este artículo para @consumidorglob. Me hizo unas cuantas preguntas interesantes que me gustaría compartir aquí.

—¿Cómo definirías el marketing alimentario en la actualidad?

—Lo definiría como sofisticado, en el sentido más amplio del término: los mensajes que recibimos no son fruto de la casualidad y están muy lejos de ser naturales o espontáneos. Se invierten muchas horas en pensar y afinar unos textos que se leerán en menos de un minuto.

Los envases, las palabras, las imágenes y los colores que vemos han sido pensados y elegidos con dedicación. Las empresas de alimentación destinan enormes cantidades de dinero en la promoción de sus productos, y en esa dinámica hay poco espacio para el azar (gráfico @Statista_ES)

—¿Hasta qué punto las marcas engañan al consumidor con las imágenes de sus productos?
—Hay engaños de distinto tipo, aunque todos son reprochables:

A veces, son cosas “inofensivas”; como dar a entender que un producto ha sido elaborado de manera casi artesanal en la cocina de un pueblo cuando la realidad es que se ha fabricado en un polígono industrial con la tecnología más reciente.

Otras veces son cosas más serias, como sugerir que un producto contiene un ingrediente que en verdad no tiene, o cuya presencia es mínima.

Y también hay engaños que son graves; por ejemplo, cuando se da a entender que un producto tiene propiedades curativas o vinculadas a la salud sin ser cierto.

—¿Cuáles son los casos más sonados que te has encontrado?
—Los que más me chirrían, por lejos, son los que prometen fortalecer nuestro sistema inmunitario. Mejor dicho, “ayudarlo”; no olvidemos el matiz.

Este tipo de mensajes son deleznables siempre, pero más todavía en un contexto de pandemia, marcado por el miedo a un virus que ha cambiado radicalmente nuestras vidas.

—¿Dónde esta el límite? ¿Qué dice la normativa?
—La normativa prohíbe engañar al consumidor, pero es evidente que no siempre se cumple. El lenguaje gráfico y escrito, el nombre de fantasía de los productos, lo que se destaca en el envase (y lo que no) da lugar a una zona gris…

…que es la que se explota en estos casos. Piensa en nombres como Digestive, Ligeresa, Finissima; en envases de yogures o cereales donde la imagen principal es un vientre plano, o unas líneas curvadas hacia adentro que parecen una cintura… Sugieren mucho, pero no afirman nada.

—¿Todo vale con tal de hacerse pasar por saludable y vender más?
—No, desde luego que no. Pero no podemos perder de vista que el carnaval alimentario es una estrategia rentable. Los productos (y su promoción) se adaptan a las necesidades e inquietudes de la gente.

Un ejemplo: la oferta de productos veganos ha aumentado de manera significativa porque también lo ha hecho el interés por la alimentación vegetariana.

Otro: el temor de la población a los aditivos ha propiciado que ahora veamos infinidad de productos que destacan expresiones como “sin aditivos”, “sin conservantes” o “natural”.

Con la salud pasa lo mismo: a muchas personas nos importa, queremos estar bien, cuidarnos… Y la industria responde: unas empresas ofrecen productos realmente saludables y prácticos, mientras que otras maquillan productos poco interesantes para darles apariencia de sanos.

—¿Qué marcas son las más transparentes u honestas en este aspecto?
—Las que no fingen ser algo que no son y te muestran lo que hay, aunque sonrían para la foto.

Gracias por leer hasta aquí. Os dejo de nuevo el artículo de Teo, que también le ha preguntado cosas a @gominolasdpetro (y eso siempre merece la pena). Echadle un ojo. Sed buenos y leed las etiquetas.😘

Originally tweeted by Laura Caorsi (@lauracaorsi) on 17/05/2021.

Un comentario sobre “La sofisticación del marketing alimentario (#hilo)

Agrega el tuyo

  1. SUPEROMONIA !!!!!
    Lo conozco…. sin dudas….
    Felicitaciones, aunque me quedó la sensación que el “entrevistante” quería nombres propios…. Pero bueno, lo interesante es que se ponga blanco sobre negro y se inste a los consumidores a revisar la letra chica de los coloridos y fastuosos envases….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: