Transmutar

Ayer fue el cruasán, hoy son los yogures, mañana será otra cosa. En este punto, da igual. La industria alimentaria se ha comido a Carlos Ríos con patatas. Como diría Nietzsche, «si miras fijamente al abismo, el abismo te devuelve la mirada».

Un comentario sobre “Transmutar

Agrega el tuyo

  1. No parece que haya ofrecido mucha resistencia, más que devorarlo, se han ido juntos de copas. Como tantas veces, el dinero gana a la honestidad. Que en este caso en particular además, es especialmente feo.
    Apuesto a que no será el último, y finalmente, se dejará de hablar de este personaje en particular, porque sencillamente forma parte del entramado de la industria mala. Nadie recordará que hubo un tiempo en el que estaba al otro lado.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: